Álvaro Ordóñez Gómez

    Dominios, SEO, SEM, SMO, SMM, Web Analytics, Arquitectura de la información, Usabilidad

Agora: una película muy recomendable

AgoraHace unas semanas tuve el placer de ver la última película de Alejandro Amenábar: Ágora, que se estrenó el 9 de octubre en los cines españoles. Digo el placer porque superó ampliamente las expectativas que tenía puestas en ella (recuerdo que pensé al ver el trailer en TV: gran presupuesto para una película española… seguro que muy buena no es: típica historia de un amor imposible, vamos un tostón). Me equivoqué como casi siempre que “prejuzgo” las cosas o a las personas. Para empezar el propio Alejandro, ya había pensado en eso: ” la razón para plantear esta película como un proyecto internacional rodado en inglés es básicamente porque hablamos de 50 millones de euros y es bastante suicida pensar que un proyecto así se puede plantear desde España, rodarla en español y sólo con actores españoles; y después pretender recuperar lo que ha costado“. No había caído en ese momento que es también el Director de películas como: tesis, abre los ojos, la lengua de las mariposas, los otros, mar adentro (premiada con un Oscar).

Da gusto acudir al cine a ver sus películas. Sabes que es muy difícil que te defraude. Su trayectoria lo abala.

La historia de esta película transcurre en el siglo IV, en Egipto que por aquella época era provincia del Imperio Romano. Su ciudad más emblemática, Alejandría, se había convertido en el último baluarte de un mundo en crisis, confuso y violento. En el año 391, las revueltas callejeras alcanzaron una de sus instituciones más legendarias: la biblioteca. Atrapada tras sus muros, la brillante astrónoma Hypatia (Rachel Weisz), filósofa y atea, lucha por salvar la sabiduría del mundo antiguo, sin percibir que su joven esclavo, Davo, se debate entre el amor que le profesa en secreto y la libertad que podría alcanzar uniéndose al imparable ascenso del Cristianismo… esta sinopsis es la que sirve de entrada a la película pero la misma va mucho más allá por la profundidad de los temas que trata y la forma en que lo hace.

Personalmente, me quedo conlo bien que refleja el daño que hacen las religiones a la sociedad: bueno, concretamente determinados individuos que se erigen en líderes de masas, como hizo Cirilo (el de la película) y que por sus interpretaciones fundamentalistas y extremas de las escrituras (hacen de su interpretación particular la única que puede ser admitida como válida) te obligan a “estar con él o contra él” (no sé porque, pero me vienen a la cabeza dos nombres: Bush y Hitler, aunque este primero ha sido más bien una marioneta). Para este tipo de individuos no hay otra opción posible: dada la estrechez mental que tienen (lo reducen todo a una cosa u otra). Otra de las cosas que les caracteriza es que siempre están rodeados de acólitos-adeptos en torno suyo: gente que les sigue en todo lo que hacen o dicen y que tienen anulada su voluntad para pensar y decidir por sí mismos (miedo a ser diferentes o a pensar de otra forma dentro de ese colectivo) en este caso la Iglesia que creó este Patriarca en torno suyo, para poco después ser declarado “Santo” (la brutalidad y falta de escrúpulos con que llevó su lucha nunca le crearon problemas de conciencia, así lo piensa el historiador Hans von Campenhausen, tampoco los tuvo Hitler con todo el daño que causó, para él su lucha estaba justificada). Lo único que quiere este tipo de individuos es sacar beneficio propio importándoles muy poco las creencias de los demás: son por definición intolerantes e intransigentes. Cada vez me voy reafirmando más en la idea de que en las únicas personas en las que creo son las que se dan a los demás sin pedir nada a cambio.

Parece que vivimos en el siglo XXI y esto nos queda lejos… pero nada más lejos de la realidad, no hace falta irnos fuera de Europa: Irak o China, en Italia según leo en un periódico no encuentran distribuidor para la película debido a las presiones de la Iglesia Católica Romana para que no se proyecte… porque será que no me sorprende. Aún determinados colectivos de la Iglesia se preocupan más de su imagen que de servir a los demás (de vivir en los valores que nos enseño Cristo). Si Jesús despertara hoy en día y fuera al Vaticano a más de uno le daría de latigazos por comerciar en su propia casa, la que debía ser un lugar de rezo y oración (tendríais que ver los tesoros en forma de diamantes, rubís, oro que hay allí, a sabiendas de lo que Jesús dijo: es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos). No soy ateo pero cada vez voy creyendo menos en la Iglesia y más en determinadas personas. Tampoco hace falta irse fuera de España hace poco se pudo ver como atacaba la extrema derecha católica española a Leo Bassi un bufón ateo como él mismo se define, por expresar lo que piensa en su espectáculo (curioso: rezando y atacando al mismo tiempo: perdona nuestras ofensas como también perdonamos a los que nos ofenden…) Y cómo él tuvo el valor de enfrentarse con argumentos (no con ofensas e insultos) a los que hablaban mal de él. En este sentido, guarda similitud con la figura de Hipatia, una mujer a contracorriente que defiende los valores en los que cree, poniendo en riesgo su vida si es necesario por decir lo que piensa sin agredir ni ofender a los demás: argumenta y debate pero no falta al respeto.

Termino con estas palabras de Carl Sagan, que aparecen en su obra “Cosmos”: el último científico que trabajó en la Biblioteca de Alejandría fue una matemática, astrónoma, física y jefe de la escuela neoplatónica de filosofía: un extraordinario conjunto de logros para cualquier individuo de cualquier época. Su nombre era Hipatia. Nació en el año 370 en Alejandría. Hipatia, en una época en la que las mujeres disponían de pocas opciones y eran tratadas como objetos en propiedad, se movió libremente y sin afectación por los dominios tradicionalmente masculinos.[…] Cirilo, el arzobispo de la ciudad, la despreciaba por la estrecha amistad que ella mantenía con el gobernador romano y porque era un símbolo de cultura y de ciencia, que la primitiva Iglesia identificaba en gran parte con el paganismo. A pesar del grave riesgo personal, continuó enseñando y publicando, hasta que en el año 415, cuando iba a trabajar, cayó en manos de una turba fanática de feligreses de Cirilo. La arrancaron del carruaje, rompieron sus vestidos y, armados con conchas marinas, la desollaron arrancándole la carne de los huesos. Sus restos fueron quemados, sus obras destruidas, su nombre olvidado. Cirilo fue proclamado santo.

Para el que no la haya visto aún está a tiempo de verla pues la siguen proyectando en varios cines (al menos en Madrid).

Web oficial: http://www.agoralapelicula.com/

 


También te pueden interesar los siguientes artículos:


Coméntalo »

Área de debate - Deja un Comentario